Gobierno sobre recorte de semana laboral: “Hay proyectos que suenan bien, pero que funcionan mal”

Cuatro días de trabajo por tres de descanso, es la fórmula a la que aspira una iniciativa presentada por un grupo de parlamentarios del PPD, el PS y la FRVS.

“Si no vemos todos los impactos que tienen las leyes, podemos salir trasquilados en vez de beneficiados”, dijo el ministro de Economía, Lucas Palacios.

El Gobierno criticó este viernes el proyecto opositor que busca rebajar, gradualmente, la jornada laboral de 45 a 38 horas semanales en el país y permitir a los trabajadores poder pactar con sus empleadores un régimen de cuatro días trabajados y tres de descanso.

La iniciativa fue presentada ayer jueves por un grupo de diputados encabezados por Raúl Soto (independiente) e impulsada además por los diputados Rodrigo González (PPD), Gastón Saavedra (PS), Tucapel Jiménez (PPD]), Andrea Parra (PPD) y Alejandra Sepúlveda (FRVS).

En el texto de la propuesta se recuerda que la reforma laboral impulsada por el actual Ejecutivo en 2019 contempló la posibilidad de pactar jornadas semanales de 4 x 3, sin embargo, “dicha reforma no se hizo cargo de las horas semanales a distribuir. En efecto, distribuir 45 horas en 4 días puede llegar a generar efectos contraproducentes”, explica.

Por esta razón, dice la iniciativa, “la extensión y distribución de nuestra jornada laboral no colaboran con el objetivo de mejorar los tiempos de descanso y su calidad”.

El ministro de Economía, Lucas Palacios, afirmó este viernes que “hay algunos proyectos que suenan bien, pero que funcionan mal. Si no vemos todos los impactos que tienen las leyes, podemos salir trasquilados en vez de beneficiados”.

“Tenemos que recuperar un millón de empleos y creo que eso es lo más importante, porque no existe ninguna política social que sea equivalente a tener un empleo formal. Tenemos que avanzar en esa línea”, enfatizó el secretario de Estado.

Más temprano, en entrevista con Radio Universo, el ministro vocero de Gobierno, Jaime Bellolio, aseveró que “todavía no es el momento” de discutir proyectos que rebajen la jornada laboral.

“Los mismos que nos critican tanto, tanto, tanto por todo, yo les pediría que miren la situación actual. Hoy día pedirle a las pymes que bajen sus horarios a 38 horas y más, y por otro lado están pidiendo que suban el sueldo mínimo a más de 500.000 pesos, les pediría que miren la realidad misma de las pequeñas y medianas empresas en estos 15 meses de pandemia”, sostuvo el portavoz de La Moneda.

IMPULSOR: PROYECTO ESTÁ PENSADO PARA REGIR UN AÑO DESPUÉS DE SU APROBACIÓN

El diputado Soto respondió al Ejecutivo y defendió la iniciativa, asegurando que “parece que para este Gobierno nunca es el momento indicado para mejorar las condiciones laborales de los trabajadores y la calidad de vida de la gente”.

“Para tranquilidad del ministro Bellolio, nuestro proyecto está pensado para ser ejecutado después de la pandemia, un año posterior a ser aprobado, es decir, cuando superemos esta crisis sanitaria”, enfatizó el parlamentario.

“Además, (la propuesta contempla) una gradualidad que permita que el mercado laboral se vaya adecuando”, precisó.

TRABAJADORES VALORAN PROPUESTA

Desde los gremios, Manuel Díaz, presidente de la Coordinadora de Sindicatos del Comercio y Servicios Financieros, valoró positivamente la propuesta parlamentaria y dijo esperar que no tenga “letra chica y, así como se ha enunciado, se ejecute” en caso de ser aprobada.

“Creemos que como iniciativa es buena, considerando que uno de los principales efectos que ha traído esta larga pandemia en los trabajadores es el estrés en la salud mental”, sostuvo el líder gremial.

A juicio de Díaz, una ley de este tipo “no debería significar una merma en la remuneración o sueldo del trabajador”.