Gas licuado: Tras informe de la FNE, Comisión citará a ministro de Energía

La Comisión Investigadora de la Cámara de Diputadas y Diputados citará al biministro de Energía y Minería, Juan Carlos Jobet, y a la propia FNE para “buscar la forma concreta de regular y poder disminuir el valor” del gas licuado, el cual “no está funcionando adecuadamente desde una perspectiva competitiva”, según constató el ente fiscalizador.

Tras el informe de la Fiscalía Nacional Económica (FNE) donde se propone que Gasco, Abastible y Lipigas no participen en la distribución minorista del gas licuado, el presidente de la Comisión Investigadora de la Cámara de Diputadas y Diputados, Miguel Ángel Calisto (DC), informó que citarán al Ministro de Energía y a la propia FNE, para la próximo sesión de esta instancia legislativa.

Según el diputado Calisto, “está claro que este mercado no está funcionando de forma correcta y una medida como la planteada por la Fiscalía Nacional Económica permitirá aliviar la carga a los bolsillos de las familias chilenas”.

“No es posible que estas mismas empresas, que son dueñas de los tres principales terminales de importación del gas, sean los mismo que entreguen este servicio a las familias”, añadió.

“Por eso, citaremos para este martes a las 15.00 horas al Ministro de Energía y a la propia Fiscalía Nacional Económica para buscar la forma concreta de regular y poder disminuir el valor de este producto”, señaló Calisto.

Falta “lograr la regulación del gas”

Así, indicó que “nosotros los denunciamos el año pasado, porque nos parece inmoral la cantidad de ganancias que estaban recibiendo estas empresas por el aumento de los precios de un elemento que es de primera necesidad, todo en medio de la pandemia. No es ético que estas compañías en medio de una situación tan trágica, aumenten el valor del gas en al menos un 14% o 15%”.

Calisto agregó que “las conclusiones que hoy entrega la FNE señala que efectivamente el mercado del gas no funciona correctamente. Además, sugiere unas modificaciones para lograr que las familias chilenas paguen menos por el gas, en al menos un 15% en el caso de los cilindros, y en el caso de gas de cañería, entre un 13% y 20% aproximadamente”.

“Se trata de resultados importantes, porque hace justicia y revela un mercado que está claramente en una situación irregular, que no está funcionando correctamente y que afecta directamente al bolsillo de las familias de nuestro país”, añadió.

Finalmente, el legislador señaló que “esperamos también que la Fiscalía Nacional Económica también se pronuncie respecto a la eventual colusión entre estas empresas que denunciamos con un grupo de parlamentarios”.

“Hoy lo que resta en lo pronto, es lograr la regulación del precio del gas, principalmente en las Zonas Extremas, en las islas y localidades alejadas, donde el valor del gas está al menos un 40% más que en otras partes del país”, cerró.

Por su parte, el biministro de Energía y Minería, Juan Carlos Jobet, se pronunció sobre el informe de la FNE, rescatando los resultados del ente fiscalizador, que certificó que el mercado del gas en Chile no está funcionando adecuadamente desde una perspectiva competitiva.

“Valoramos el informe de la Fiscalía Nacional Económica. Hace un año estamos trabajando con ellos para la elaboración de este informe, aportando antecedentes y documentación para enriquecer el análisis”, señaló Jobet, en declaraciones

Por otro lado, indicó que “las conclusiones del informe final serán un insumo para tomar todas las medidas necesarias y perfeccionar la regulación del mercado del gas para asegurar los menores precios e impedir malas prácticas que perjudiquen a los chilenos”.

Los resultados del FNE

Cabe recordar que la FNE calculó que, producto de la baja intensidad competitiva en el mercado del gas licuado de petróleo (GLP), entre 2014 y 2020 los distribuidores mayoristas de este insumo han aumentado su margen anual de un 35% a un rango de entre 50% y 55% aproximadamente, lo que equivale a US$ 261 millones anuales de manera agregada.

Esto se ha traducido en un precio adicional de US$ 181 millones cada año en la compra de GLP para los consumidores finales desde finales del 2014, lo que es equivalente a aproximadamente 15% del precio actual de venta al público de cada cilindro de gas licuado.

Por lo anterior, el ente fiscalizador recomendó prohibir que Abastible, Gasco y Lipigas distribuyan gas licuado, precisar el régimen de acceso abierto a las redes de transporte de gas natural, y modificar el cálculo de la tasa máxima de rentabilidad de las distribuidoras de gas natural conforme a la Ley de Servicios del Gas.